jueves, 9 de abril de 2009

SÁBADO 4 DE ABRIL. JORNADA COMPLETA

El viernes día 3 de abril, salí puntual de trabajar y me dirigí raudo a por unas quisquillas para el fin de semana, ya que la mar y las mareas parecía que nos darían pie a hacer un buen uso de este jugoso cebo. Como mandan los cánones y, aún más importantes, las enseñanzas de Ramontxu fui seguido sin probar bocado. Tras una buena soba, intenté tener suficientes para pescar los tres de siempre sábado y domingo.

Éste es el aspecto de la cesta antes de guardar la quisquilla a buen recaudo en la nevera, primero protegida con el saco y después con éste retirado. Aquí debajo botaban como condenadas y se ven mezcladas con una gran cantidad de chirlora (viruta); suelo preferir pecar de exceso.

Así pues, ¡ahivalahostia!, llamé a los compinches. Se complicaba el tema, pues Ramontxu arrastra un fuerte catarro con fiebre y Miguel estaba rendido del trabajo y prefería dejarlo para el domingo. En éstas, me llamó Iñaki Vallés, para ver si quedaba con Mane para el sábado; estos dos gorriones son los del blog "La Jargüeta". Dicho y hecho, quedé con Jose Manuel para el día siguiente bien pronto.

Como éstos también son de la vieja escuela de Ramontxu, quedamos en el lugar de costumbre para ver la mar, bártulos para un coche y para Ajo, que la mar y la marea encajaban para allí. Nos decidimos por la lastra de El Plegón, junto al faro. Estaba bastante bueno aunque con golpes irregulares y excesivos en ocasiones.

Mane tentando con la cesta a los pies para ir macizando cada poco con un puñín y para cogerla rápidamente por si hubiera que retroceder con alguna ola traicionera como era el caso. El faro expectante.

Un precioso roquedo. Como he comentado otras veces, es un pesquero que me encanta por la orografía y la forma de pesca del mismo así como por la gran presencia de mejillones, erizos y percebes que tiene.

Es un lujo moverte por él en bajamar con la alfombra de mejillones bajo tus pies y como se puede ver, con las formas caprichosas de las rocas plagadas de estos filtradores.

Con la marea ya empezando a puntear, hay que tener cuidado con las olas que superan el cantil y avanzan por la lastra. Mane tan tranquilo pescando bastante en largo. Nos funciona mejor aquí una caña cercana a los 8 m para poder ser tú quien dominas al pez y no al revés. Como se puede ver, es muy fácil que se rompa el bajo, que además suele ser fino, cuando arrimas el pez para izarlo dado el tipo de frente.

Mojadura de botas, como era de esperar, y cesta a salvo en la mano. Independientemente de que te coja o no la ola, siempre acabas con los pies mojados porque normalmente se suele meter la pata en alguno de los muchos pocitos o cubetas con erizos cuando retrocedes sin mirar.

Se puede observar, arriba y abajo, que tras los golpes fuertes se quedaba muy bueno. A esto ayudó el color del cielo que amenazaba lluvia.

La espuma que salía muy afuera con las corrientes.

Y al final de la jornada, a falta de las fotos que me sacó Mane, este fue el resultado. Unos pocos sargos y un montón de zapateras u obladas. Como igual habréis leído ya en La Jargüeta, perdí un sargo tremendo que me rompió el 0,225 mm, cuando tras una excepcional lucha fui a izarlo. Jose Manuel dice que tenía más de 2 kg y no andaría desencaminado porque hasta la fecha con la Evia Titanium nunca había tenido problemas para levantar un pez y con éste a duras penas podía, pero como otros muchos, éste no cuenta.

Mane oteando desafiante el horizonte maquinando para próximos ataques y pensando en lo que estaba por venir. Pescamos macizando con quisquilla, también utilizada como cebo además de cangrejillo, gamba arrocera y navaja. Los bajos fueron del 0,225 y 0,205 mm. Los calados oscilaron desde 1 hasta los 3,5 m. Comentar que no acabó de entrar el bálamo de zapateras (obladas) y que picaron mal y separadas. Coincidimos en que los fuertes golpes hacían variar las corrientes y por tanto el lugar donde iba a parar la quisquilla. Después de tanto divagar teníamos un hambre...

Y de esta guisa nos esperaba Iñaki Vallés "Moro" para almorzar que nos había llamado impaciente para saber qué tal nos había ido. ¡Eskerrik asko tigre! Es un lujo llegar a esta mesa puesta y encima tan económica. Así que dimos buena cuenta de anchoillas, queso, chorizo, pan del día y vino tinto del botellero de Iñaki. Café y chupitos, como no podía ser de otra manera. Lo que no os he dicho es que Iñaki es un gran cocinero, pero ya iremos viendo o que nos cuente él.

Me estuvo enseñando el jardín, la huerta y donde le ha instalado Ramón "la máquina".

De mientras fuimos haciendo una amiga en el barrio y nos fuimos antes de que viniera la comitiva. De aquí a asearnos un poco, ya se sabe, como los gatos, lo más gordo, y a tomar unos potes por el barrio de Pobeña. Después a comer con parte de la cuadrilla.

Jose Manuel además tiene otras habilidades. El viernes por la tarde dejó listo el bacalao al pil-pil con kokotxas para poder ir a pescar la mañana del sábado conmigo y aquí poco antes de servirlo en la mesa calentándolo bien. Por su parte, Iñaki preparó una zurrukutuna que estaba cojonuda, como indica el que todos repitiéramos.

De izquierda a derecha, Iñaki, Mane, Fernando, Karmelín y el menda tras el objetivo. Corrido y sin señas. Fernando le lanza una sonrisa a Iñaki por haberle quitado la mano con la espumadera de servir. Además de la sopa (la cazuela vacía al fondo sobre la cocina) y el bacalao al pil pil, hubo unos orejones rellenos de crema pastelera de la madre de Iñaki para chuparse los dedos llenos de azúcar. Todo ello regado con vino de uva fermentado viña "Manetas" (como dice Vallés), ¡vamos! como para una boda. Después chupitos varios y puros de primera marca Karmelín. La sobremesa se completó con café y partida de mus, donde nos fuimos hidratando por el desgaste físico. Y hasta aquí puedo contar pues la tarde pasó y vino la noche que se tornó muy nocturna.

Fue un día muy muy duro, sufriendo todo el rato, y como para repetir, del que conseguí salvarme a media noche para poder ir a pescar con Miguel casi seguido. Hasta pronto que os contaré pues tuvimos grata visita.

9 comentarios:

Manel dijo...

Que puedo decir,felicidades, como siempre buenas fotos y buenos peces.
Ese bacalao al pil pil tien una pinta,con lo que a mi me gusta.
Un saludo.

javitreo dijo...

Aupa. Vaya, vaya con el corcho. Me tiene intrigado a que llamais zapateros, ¿qué son? Por lo demás se ve que sois buenos eligiendo las puestas. Yo el viernes por la zona de Getxo una boga que fue pal agua, parece que no arriman mucho.

PITU dijo...

aupa gorka,vaya pescata buena,espero que ramontxu se recupere pronto y sigais con esas pescatas buenas.
agur eta ondo pasa lagun.

Toño dijo...

¡¡¡Vaya como os lo pasais, asi da gusto!!!

Gorka al final ¿la chica quedó en pase o la envidó alguien con un par de pitos?

Ramón Montenegro dijo...

Javitreo: En la margen izquierda vizcaína, hay costumbre de llamar zapateros a los cangrejos de roca (Pachygrapsus marmoratus), tambié llamados cangrejos corredores, mualta, sapa, etc. Y hay otra costumbre de llamar zapateras al espárido Oblada melanura, a la que se denomina como bustanbeltza, colanegra, oblada,pintacola. negrita,pepelute, ojada, etc.

Ramón Montenegro dijo...

Quise decir mulata y no mualta.

Soto dijo...

Vaya como lo entendéis !!!!!!!
Una marea muy buena, me alegro de que disfrutéis. Da gusto ver la entrada.

Un saludo.

Ramón Montenegro dijo...

Manel. Pitu, Toño y Soto: Como podeis ver, cómo se lo montan estos pájaros!. no pierden tirada. Qué grande es la pesca!...y lo que la rodea...Saludos, amigos!.
Javitreo: Como decía un amigo mío: con la boga y la saboga, ni a rezar a la sinagoga. Salu2.

Fermín dijo...

Ya veo que fue un día muy,muy duro...
Bonita pescata y mala suerte ese perrón que se fue.Para la próxima estará más gordo..
S2