lunes, 30 de marzo de 2009

28 Y 29-3-2.009. UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

El viernes al salir del currelo, me fui a quisquillas derechito y sin comer (eso si que es un pecado). Como podéis ver en la foto, pesqué una buena ración para pescar los dos días.

El sábado quedamos a las 5,30 h. Llegó Gorka con el macizo fresco que nos había preparado y nos dijo que no venía a pescar, por lo que fuimos Miguel y el menda a ver la mar a la zona de la depuradora de Castro Urdiales. Había mucha marejada con trenes de mar de fondo, pero lo malo no fue eso, sino el fuerte viento que hacía y tras innumerables vueltas por la costa, ojeamos una puesta cerca del cementerio de Urdiales que estaba buenísima para intentarlo, pero el viento no nos dejaba pescar, por lo que hacia las 7,30 h, nos volvimos para casa sin echar la caña. Así que las quisquillas otra vez al frigorífico en unas cajas de cartón con tapa.

El domingo quedamos a la misma hora Miguel y yo, pues Gorka le llamó a Miguel para decirle que no venía. Primero nos fuimos a la entrada del Superpuerto a ver la mar. Hacía bastante viento y la mar estaba parecida, por lo que optamos por irnos hacia la zona de Lekeitio ya que las posibilidades de aguantar el viento eran mayores por su procedencia y la orientación de los roquedos. Tras muchos titubeos, optamos por esta puesta que aguanta muy bien la mar, pero para acceder a ella, tuvimos que esperar un rato a que bajase el agua.

Llevamos un caldero de macizo de sardina y la quisquilla repartida en dos cestas. Como carnada llevamos gamba, la propia quisquilla y cangrejillos.

Empleamos al principio bajos del 0,235 del fluorocarbono Paradick y Miguel usó luego el Fendreel del 0,205, mientras yo seguí con el 0,235. Las bobinas las podéis ver a continuación. La longitud de los bajos fue de unos 2 m. La verdad es que picaban indistintamente a un diámetro que a otro.


Al principio usamos anzuelos revirados a la derecha del 2/0 (a la izquierda de la foto), para después colocar Miguel otro igual pero del 1/0 (en el centro de la foto) y yo opté por uno recto de Mustad modelo 515-N del nº1 (derecha de la foto) ya que es un anzuelo que me gusta más para encarnar la quisquilla.

La línea estuvo plomeada con cuatro plomillos esféricos, como se aprecia en la foto siguiente y el corcho lo tuvimos a una distancia de los plomillos de entre 30 y 35 cm, para que el bajo calase y se mantuviese la carnada a la profundidad adecuada y el calado total de pesca osciló entre los 2,30 y los 2,35 m. En el bajo pusimos un plomillo de 5 mm de diámetro y a una distancia del anzuelo de unos 50 cm.

Decir que la jornada resultó sorprendente para como estaban las cosas últimamente y que aunque al principio tardaron un poco en picar, luego las picadas eran continuas y metían la boya sin recelo, con lo que las aferradas eran seguras y la efectividad casi total, pues sólo se nos fueron dos y ambas desanzueladas. Fijaros como estarían, que Miguel sacó una de un kilo aproximadamente, anzuelada por el ojo. Picaban a todos los cebos, pero optamos más por la quisquilla por lo tierna que es y su tamaño, lo que hace que sea muy efectiva en las aferradas.

A pesar de la quisquilla que echamos, sólo pescamos una oblada y un abadejo; el resto fueron todo sargos. En las dos fotos siguientes se nos puede ver con la pesca realizada y creo que los rostros lo dicen todo. No es mala señal los peces que hubo; bueno, eso es lo que pensamos al menos y que vayan mejorando las cosas para todos. Hasta el próximo fin de semana.

martes, 24 de marzo de 2009

21 Y 22 DE MARZO. POR CANTABRIA

El viernes día 20, en cuanto salí del trabajo a las 14,45 h, me fui derecho a coger unas quisquillas. Esto no es ninguna novedad, pero si se hace sin comer y sin llevar un bocata ni vino, me parece que es una locura, pero la pesca está llena de locos. Lo que no se es el número de afiliado que tengo. Bueno, el caso es que cogí una buena ración y aunque es temprano para estos crustáceos, con los miles de horas que me he pasado en las vegas y marismas, uno siempre tiene algún recurso.

Cambiando de tercio, vamos con la jornada del sábado día 22. Fuimos Gorka y yo, ya que Miguel estaba hecho harina de todo el montón de currelo que le endiñaron la semana pasada. Con la ilusión de tener una buena cesta de quisquilla, quedamos a las 4,30 h en Muskiz y nos fuimos derechos hasta el faro de Ajo con la esperanza de coger la mar bella, para ver si podíamos arrearles a las obladas y los chicharros, además de a algún sargo y quien sabe si también a alguna maragota. ¡Que ilusos!

Había marejada con ola del este que hacía impracticable la pesca. Menos mal que desde arriba se ve bien la mar y no hay necesidad de bajar a ras de agua. Vuelta al coche y nos fuimos hasta la casa de nuestro amigo Antonio Lavín, viejo conocido que desde hace muchos años me permite dejar el coche pegadito a la fachada de su casa. Nuestra idea era ir hasta la punta de Urdiales en su cara oeste, pues allí se aguantaba bien el oleaje procedente del este y suele ser buena zona para obladas y sargos. Nada más parar el coche, llegó seguido otro pescador en un Mercedes rojo que sin mediar palabra, sacó la caña y los bártulos y arrancó como un tiro y sin decir ni al menos "Buenos días", o sea, igual que los burros. Gorka insistía en ir, pues hay sitio para varios pescadores, pero yo no quise, pues con la mala leche que se me puso, igual la armo gorda, no por la pesca sino por la acción. Este hecho suele ser práctica habitual de algunos pescadores pero aún no me explico el motivo. A mi me ha pasado alguna vez que he llegado detrás de otro pescador y tras saludar, le he preguntado a donde iba a ir a pescar. Algunos me han contestado que a tal sitio pero que no tenían inconveniente alguno que bajase al mismo; otros me han dicho que a tal sitio y les he contestado que no se preocupe que yo voy a tal otro; cuando yo he llegado primero y ha llegado otro detrás, tras saludar, le he invitado a venir a la misma puesta si lo desease. Creo que ésto debe de ser así y no de otra manera, pues lo demás me demuestra una falta de compañerismo, no reñida a veces con una falta de educación. Bueno, dejo el tema que me enciendo.

Nos vinimos ya casi amaneciendo a la salida de Castro, al término que nosotros conocemos como "La Antena", pero había exceso de marejada del nordeste, tal y como podréis comprobar en el video de Gorka y sus comentarios. En esta zona, las mejores pescas se hacen con muy poca mar, siempre y cuando la ola no venga del este, nordeste e incluso norte. Es una zona sobrepescada. Bajamos justo al amanecer y tras macizar con sardina y con un par de puñados de quisquilla, yo al de 10 minutos recogí la caña pues me devoraban las bogas. Gorka estuvo un rato más, pero le sucedió lo mismo y además sólo cogió un sargo terciado, por lo que nos fuimos prontito a casa a meter de nuevo las quisquillas en el frigorífico, esperando que el domingo mejorase la cosa.

video

El domingo quedamos Gorka, Miguel, Sixto Mendizabal buen pescador y mejor sordero y el menda, a las 5:00 h en Muskiz y arrancamos en dos vehículos a ver la mar en la zona de la depuradora de Castro Urdiales. La mar seguía igual, pero con algo más de golpe. Miguel y Sixto se fueron a los cantiles de Islares a probar si había algún sargo y algún verdel o berdel. Yo me decidí por "La Larga del Tranvía" que es una lastra que aguanta bien estas mares y en la que las mejores pescas se suelen hacer en horas de bajamar. Como la bajamar era a las 7,19 h y la mar estaba aceptable, pues para abajo. A Gorka no le convenció mucho y se quedó en el coche aprovechando para echar una dormida, pues ha tenido una semana de curre atroz y a lo que unimos un poco de trasnochada; el resultado es un poco de dormilina.

En esta imagen podéis ver la zona en que estuve pescando y que no estaba tan mal para pescar. Esta foto está hecha en un momento que coge una de las olas de mar de fondo.

En esta otra se puede ver lo bonito que se quedaba la puesta, tras pasar los trenes de olas.

Como soy más pescador de quisquilla que de sardina, empezé a macizar al amanecer con quisquilla, pero la primera echada encarné con cangrejillo y cogí un buen sargo. Tras un rato en el que me pegaban pequeños toques a la boya, opté por poner un bajo corto del 0,205, como el que se refleja en el gráfico que sigue a continuación.

Tuve un ratillo en el que me entraron las obladas y pesqué 11 ejemplares y luego nada. Cambié el bajo por otro del 0,225 de Fendreel con un largo de 2 m, anzuelo revirado a la derecha, un plomillo en el bajo de 5 mm y cuatro plomillos esférico en la línea de un diámetro de 10 mm. El corcho a unos 40 cm de estos 4 plomillos, lo que hacía un calado total de pesca de 2,40 m. Volví a encarnar con otro cangrejillo y otro sargo guapo. Después, si te he visto, no me acuerdo. Macizé más a la izquierda con sardina a intervalos y cada 15 minutos echaba una calada con gamba y nada de nada, a pesar de que estaba bueno para pescar y es que en esta lastra, cuando viene la ola de frente, la rompiente es bastante uniforme. Así que hacia las 10,30 h, plegar y a ver lo que habían pescado Miguel y Sixto.

Este es el pobre resultado de la pesca que hice, pero es buena señal de que haya alguna oblada. Si el tiempo viene bueno, es posible que los peces empiecen a hacer acto de presencia. Lo que si me extrañó es la ausencia de chicharros por esta zona que suele ser muy buena para ellos.

Nos fuimos a buscar a Miguel y Sixto que estaban por una zona más hacia Islares que la que yo había estado y Gorka decidió visitarles, pero no bajó la caña.

Aquí podéis ver a los dos gorriones encaramados como gaviotas y sin perder de vista las boyas.

En el pozo de la derecha hacía muy buena agua y es donde pescaron, ya que hay abundancia de rocas sumergidas que no afloran, pero que en los reflujos crean remolinos y turbulencias.

Y con esta cara de cabroncetes y sorna para el personal que no figura en la foto, nos muestran la excelente pescata que realizaron estos dos gorriones, aunque hay que decir que también Gorka contribuyó a la causa ya que Miguel le dejó la caña mientras le daba al fumeque y como es una pesca de las que borda pescó unas cuantas obladas también. ¡Ah! Sixto con mi Veret Arcadia.

Y esta es la pesca ya encestada para la foto de rigor de estos expertos pescadores, pero mejores compañeros de fatigas.

Casi todos los peces los pescaron con quisquilla, aunque en la zona situada a su izquierda, macizaron con sardina y encarnaron con gamba pero con escaso resultado.

El calado de pesca que emplearon fue entre los 2 y 4 m, con bajos del 0,225 y 0,205 mm.

Esta es la cesta de quisquilla que cogí el viernes y que fue repartida entre ambos dúos para la jornada de pesca. Estaban inmejorables, todas vivitas y saltando y es que en este tiempo aguantan vivas al menos tres días. ¿Y qué más voy a deciros de las excelencias de la quisquilla? Pues que a nosotros nos gusta más pescar con ella que con la sardina ya que las pescas tienen opción de ser mucho más variadas, aunque sabemos que tanto la sardina, como la anchoa, el relanzón o la miga de bonito con los hígados mueven mucho más a los sargos.

Un saludo y hasta la próxima compañeros y compañeras.

lunes, 23 de marzo de 2009

JUEVES 19 DE MARZO. BUSCANDO

El pasado jueves, a pesar del cansancio acumulado por los apretones de trabajo de días pasados, Miguel y yo decidimos ir a dar una vuelta para remojar el corcho. Ramontxu dadas las condiciones reinantes de mar de este con poco golpe que ya duraba varios días y la ausencia de incentivos prefirió guardar reposo.

Cansados y aburridos de frecuentar siempre las mismas zonas decidimos movernos hasta la zona de Ajo y alrededores en búsqueda de nuevas emociones, área de costa adecuada para buscar más golpe con mares bellas al tratarse de un cabo. Y así sin madrugar mucho con el tiempo justo para llegar a encontrar las bajadas ya olvidadas con los primeros rayos de sol tanteamos varias zonas. Esta fue la primera, el Mugrón, no nos gustó. La imagen acusa la falta de luz al romper el día. En primer plano el desnivel usado como escombrera por algún cerdímetr@.

Otros pocos kilómetros y otras tentativas infructuosas. Tomamos buena nota y al memorándum, después de de la chorvagenda. Dada la procedencia de la ola y el golpe escaso recordamos esta lastra que dada su orientación supusimos nos daría algo más de juego como así resultó.

Llegamos ya bien de día, en plan dominguero, habiendo perdido la mejor hora para el engaño pero aún así probamos. Estaba aceptable, a veces se ponía bueno aunque después bellaba y clareaba demasiado. La marea de 9 pies y 6 pulgadas era ideal para poder pescar cómodamente.

Perspectivas contrarias, hacía el lado opuesto donde se forma un pedregal y los trenes de olas que se aproximaban.


Dentro del pedregal donde se forman txokos con ese colorrrr...

Éste fue una pena porque se quedaba demasiado bello. Parece que este tipo de pedregales que cogen agua con la marea han sido más productivos en meses pasados ya que ahora en algunos pesqueros cuesta mucho meter el pescado con el macizo a zonas con menos calado y aguas bastante claras.

El resultado de la agradable mañana con dos sargos kileros y todo que topó Miguel. No estaba mal para un pesquero que suele fallar mucho. Cabe destacar que los grandes eran sargos "muy claros", más propios de zonas de arena y es que unos pocos metros mar adentro hay bancos de fondo arenoso.

Y después de hora y media de pesca a almorzar al bar de la Terraza donde platicamos con Pedro y mujer. Por allí divisamos rastros jargüeteros en forma de migas y de zumo de uva fermentado sobre el marmol claro...

NOCTURNIDAD Y ALEVOSÍA

Este pasado viernes día 20, nuestro buen amigo Ruben Elortegi se fue a uno de sus cotos de Kobaron (Muskiz) hacia las 22,30 h con premeditación, nocturnidad, alevosía y su ciencia pesquera, a probar suerte al sargo y enganchó estos dos ejemplares que arrojaron en la báscula un peso de 2,234 k, lo cual no está nada mal en los tiempos que corren.
Me comentaba que picaron a la gamba congelada, pero que hundían poco la boya y que tuvo varias picadas pero muy suaves. Personalmente, no me gusta la gamba por la noche y prefiero el cangrejillo (momorro, gamusín o grillo) o la tira de jibión por ejemplo. ¿Qué hubiese ocurrido de llevar estas dos carnadas que he mencionado?. Sólo el diablo lo sabe y por eso la pesca es tan apasionante con las cábalas que nos hacemos.
En esta otra fotografía, le podemos ver con la nueva boya que ha patentado para cuando estén las mares fuertes y que sin duda tendrá un gran éxito en el mercado.

viernes, 20 de marzo de 2009

SABADO 14-3-2.009. DE PASEO Y TRIPEANDO.

Como tanto Gorka como yo estamos muy atareados en el currelo, no hemos tenido ni tiempo de hacer el artículo del blog del sábado pasado. No teníamos mucho que contar, pues la pesca fue floja, pero lo pasamos de madre ya que Gorka, Miguel y yo, estuvimos en la costa entre Lekeitio y Ondarroa pero con la inmejorable compañía de otros dos muskitarras: uno Iñaki Vallés (el del blog "La Jargüeta") y el otro Jose Manuel "Mane II", mi acompañante a San Cibrao. Lo del sábado lo podéis ver en el mencionado blog "La Jargüeta", pero como avance os muestro una foto de los de Muskiz junto al restaurante Armola de Iruzubieta y otra de la pesca que no falla.

lunes, 16 de marzo de 2009

POR LUGO CON JOSE MANUEL "MANE II"

El domingo día 8 salí de Muskiz a las 7 de la mañana hacia San Cibrao (Lugo) a pasar una semana de vacaciones ya que mi compañera Maite se había ido a Canarias a ver a visitar a Amagoia (la hija) y a mí eso de volar, pues cero patatero; yo como el buey, soy de los de pisar. A las 11,30 h ya estaba en el mismo puerto en El Pedregal donde había cogido habitación donde Manolita. Una vez dejado el miniequipaje, me fuí a tomar unos Albariños y luego a comer y siestorra, pues mis cervicales se resienten con el volante. Paseo nocturno por el puerto y el pueblo y a la cama. El lunes llegó hacia las 11,30 h José Manuel "Mane II", el socio de pesca de Iñaki Vallés que tienen el blog "La Jargueta", con quien había quedado para esta gira y que había pedido unos días en la empresa. ¡Qué bravos son estos muskitarras!.

Después de comer, nos fuímos a la salida de San Cibrao por la carretera de la costa que va hacia Burela a tirar un poco la caña con macizo de sardina que habíamos llevado y unas gambas. La pleamar era hacia las 15,30 h y de 13,6 pies.

La mar hacia algo de más como se aprecia en esta foto en la zona de punta Vairamo.
Y también en ésta que corresponde a la zona de A Fontiña. Buscamos un rincón más a la izquierda de esta zona que estaba muy buena para pescar. Nada más echar el aparejo al agua, José Manuel pescó un sargo de unos 700 g y pensamos que la íbamos a armar, pero nada más lejos de la realidad. A mi se me fueron dos desanzuelados, pues me pillaron medio dormido del aburrimiento ante la carencia de picadas y luego José Manuel sacó una boga por la cola. Primer fracaso.

El martes se quedó algo la mar y tras comer, nos fuímos otra vez a A Fontiña, cerquita de San Cibrao. Como podeis ver en esta imagen y las dos siguientes, había una mar saguera bastante aceptable para haber pescado unos cuantos, la pleamar fue a las 16,12 h y la pleamar era de 14,1 pies. Teóricamente las condiciones eran casi perfectas.



Pues bien, sabéis el resultado?. Pues cero patatero, es decir, ni picada. Increíble pero cierto.

Pues no se me ocurre otra explicación de que el agua en esta zona está más fría que en nuestros lares y que los sargos estén desovando. Menos mal que nos hizo un tiempo espléndido. Nos hicimos mil preguntas acerca del fiasco y nos preguntamos hasta como es posible que habría lagartijas y no sargos, por poner un ejemplo.

Teníamos intención de haber estado toda la semana, pero ante el éxito obtenido, el miércoles nos volvimos a Muskiz. Un saludo a Juan "O Rubio", a Manolita, Dito, Tomás y Noelia.

No obstante, el martes a la mañana, hicimos una pequeña gira para que "Mane" conociera algo de la costa lucense por si vuelve algún día por allí.

Iniciamos el recorrido desde este punto donde se puede ver la isla Coelleira, luego al fondo en el centro en la cumbre del monte, se aprecia el hotel Semáforo de Bares y a la izquierda, lo que blanquea, es parte del pueblo de Porto de Bares.

Desde el mismo punto de la foto anterior, pero mirando hacia el norte-nordeste, podemos ver esta zona que está situada en la parte oeste o izquierda de la playa de Esteiro y la punta Mansa al fondo situada en la parte este o derecha de la playa de Esteiro.

Esta es punta Mansa y ya lo creo que es una punta.

A la derecha de punta Mansa, podemos ver la punta Meitón.

Y más a la derecha aún podemos ver en esta foto la puntas de Campanario y Da Torre cerquita de la playa de Esteiro.

Esta es la playa de Esteiro que suele dar muy buenas lubinas a surfcasting. En su margen izquierda se ven dos puntillas y unos cortes más a la derecha que son una buena zona para pescar sargos y lubinas a boya, pero con menos mar que la que se aprecia.


Después nos dirigimos hacia el faro de Roncadoira un paraje precioso para visitar, pero no nos fué posible porque se estaban realizando obras al inicio de su acceso.



Después nos dirigimos hacia las ruinas de la ermita de San Tirso en las cercanías de Portocelo, desde donde se ve el islote Ansarón al fondo con la punta Arxente próxima al islote y más cercana a nuestra posición punta Merixe.

En esta foto le vemos a José Manuel con su cámara atómica, interesándose por las ruinas de la ermita y el islote Ansarón al fondo.

Desde la misma zona de la ermita se puede contemplar este bonito pedregal y al fondo la bocana de Portocelo.



Esta es la bocana de Portocelo en cuya salida se vienen cometiendo por algunos barcos, auténticas fechorías cruzando trasmallos.
Este es el pequeño muelle de Portocelo y "Mane" investigando y fotografiando.

Acto seguido, carretera y manta hasta la zona de Morás desde donde sacamos esta foto del espigón de poniente con sus famosos bloques en forma de martillo y que protege la zona de la fábrica de Alcoa, el portiño de Morás y la playa de Lago.

Esta es una de las entradas que existen al oeste del espigón anterior y que está muy protegida, pero en la que las veces que he estado con mares muy fuertes, he obtenido poca pesca.


Luego otra escapada hasta la playa de Lago, una zona que suele dar buenas doradas, brecas y aligotes.

Junto a la playa de Lago y próxima a la entrada de camiones de la fábrica Alcoa, podeis ver este inmenso tubo que desagua el río y la marisma de Lago, así como el agua de la empresa Pescanova que tiene una planta de rodaballos. Al fondo se pueden ver los dos espigones y un barco atracado en la empresa Alcoa. En la salida de este tubo, se suelen apostarlos lugareños a pescar lubinas con cebo vivo y otros señuelos.

Tanto en la salida del tubo como en la entrada, suele haber mubles, muxes o muiles de tamaño descomunal a la espera y captura del pienso que se escapa procedente de la cría del rodaballo. Esta vez no vímos muy grandes, pero en verano los hay de 3 y 4 k de peso ....y alguna lubina también.


Esta es la zona de la marisma de Lago con la piscifactoría de Pescanova.

Bueno, pescar no pescamos, pero a qué os ha gustado el recorrido?.