viernes, 10 de abril de 2009

DOMINGO 5 DE ABRIL. CON FERMÍN

El domingo, tras el ajetreo del día anterior, quedé con Miguel, pues Ramontxu seguía inoperativo. Una vez vista la mar y propuestas las distintas opciones, aún sin convencernos, acabamos en Los Mormazos para empezar a pescar justo con el amanecer, la mejor hora.

Al de poco de empezar la faena y cuando ya contábamos con un sargo majo en nuestro haber, apareció Fermín, que nos había reconocido desde bien lejos. Miguel ya le conocía pero yo aún no había tenido ocasión, un placer. Platicando nos vino el día, y mientras yo probaba, le dábamos a la sin hueso.

Fermín y Miguel, viendo que los sargos y las zapateras a pesar de la quisquilla y del macizo de sardina fresca no estaban por la labor, uno ni armaba la caña y el otro ni tiraba. La mar empeoró en los frentes y decidimos movernos los tres juntos a un caño, al abrigo de las olas.

Allí comenzamos a cebar a tope con el macizo y la esquila o quisquilla. Miguel, bien tieso, y Fermín con el temple propio de un depredador de spinning.

Y al de poco empezaron a picar algún que otro sargo y unos marsopones de escándalo (Sarpa salpa o Boops salpa) y que a pesar de ser eminentemente herbívoros, no pudieron contenerse ante la quisquilla. En la margen izquierda vizcaína, les llamamos a estos espáridos como marsopas, aunque en el Cantábrico se les denomina como salbia, salpa, salema, saboga, saboja, sopa, etc.

A la espera. El menda haciendo tiempo para que el final del caño cogiese calado. Estuvimos por poner un puesto de piercing, porque como no estábamos a ellas, con las pitas del 0,225 y del 0,205 mm era muy difícil sacar ninguna salpa de semejante tamaño. Ya aprovecho para contaros como operamos con estos espáridos.

Imagen del alga que rumia o pace la marsopa cuando sube la marea y pueden acceder a ella. El engodo y encarne con ella es lo que mejor nos ha funcionado para su captura.

Detalle del alga Fucus vesiculosus. También se suele usar la Fucus espiralis y la Ulva lactuta o lechuga de mar.

Este sería un croquis del encarne con ramo de algas y elástico (antes hilo de coser o un ballestrinque con el propio bajo). En el caso de Miguel, me comentaba que también solía montar el bajo con un ramillete sujeto con un falso nudo a unos 40 cm del anzuelo y en éste encarnaba el alga directamente, con la finalidad de llamar su atención y cebarla, para que acabara mordiendo el bocado más suculento.
En los bajos para éste pez incansable, bien sean de un anzuelo, imagen superior, o con dos, gráfico inferior, es aconsejable usar aparejos con diámetros de 0,30 o 0,35 mm como mínimo, ya que además del elevado porte que alcanzan y de su bravura, disponen de unos dientes afilados como sierras que cortarán la pita si se tragan el anzuelo.

Con el aparejo de dos anzuelos es aconsejable usar una caña al uso que permita manejar dos peces juntos de estas características. El tipo de boya a utilizar en ambos casos sería de un tamaño considerable, con buena base, para poder soportar el lastre total de todo el bajo con la carnada.

Antaño, Ramontxu y Txema Gorriarán (q.e.p.d.), con cañas de bambú y bajos del 0,40-0,50, iban a veces a la Cueva del Zorro, entre el Lastrón y Los Canales, antes de llegar al Vareadero en la margen derecha de la playa de La Arena, y otras, frecuentaban la zona de la Cercada o la zona entre el Castillo Viejo y el cargadero de mineral de Pobeña en la margen izquierda de la citada playa, dependiendo del estado de la mar. Para ello se aprovisionaban del Fucus en la entrada de la ría de Pobeña, en el mismo margen izquierdo del arenal, que picaban fino con tijera en un saco para macizar dejando los ramos más tiernos para el encarne. Llegaban a sacar ejemplares de hasta más de 3 kg.

También Miguel, siendo un chaval, iba con Txema "Naparrilla" como tutor, a los primeros atraques del dique exterior del Puerto de Bilbao, cogiendo el alga en La Barra de Pobeña y montando en bicicleta hasta el lugar de pesca. Más o menos las artes eran similares con la diferencia de que éstos iban a caña fija.

Bajo estas líneas, el que escribe con un ejemplar cercano al 1,5 kg sacado con un 0,225 mm gracias a que no había tragado. Cuando la eché a tierra apenas coleteaba porque se había desfondado en su medio. ¡Menuda pelea, qué gozada! Y a continuación una secuencia de Miguel en plena acción, con fotos de Fermín.

En este caso le coge con un 0,205 mm en el aparejo. Por tanto misión casi imposible, pero hay que intentarlo y disfrutar. No queda más que aguantar para ver si se cansa. Por cierto, el seguro apretado, una lucha más directa, probando bien los materiales.

Cuando parece que ya la pones a flor de agua para ahogarla, saca fuerzas y vuelta a buscar calado. En el momento que tiras de ellas y se ven doblegadas se colocan con el cuerpo girado para obtener la mayor resistencia con el agua, un verdadero atleta.

Al final de la mañana este era el pobre aspecto de capturas. No era gran cosa, pero lo cierto es que nos reímos mucho y disfrutamos un montón con los envites de estos espáridos. A pesar del escaso bagaje que arrastra hace tiempo ya esta zona, pasamos una mañana muy satisfactoria en tan grata compañía. De hecho, teníamos para recorrer y ni nos movimos. Como dijimos Fermín, quedan pendientes nuevas jornadas mano a mano y alguna que otra lección que nos has de dar con los minnows y demás para la pesca de las lobas. ¡Hasta pronto!

10 comentarios:

javiavi dijo...

Bonito reportaje Gorka.
A ese señor tan alto lo conozco yo.... que os dé unas buenas lecciones con los artificiales, que el tío sabe ;)
Por curiosidad, ¿os coméis las sobogas? En caso de hacerlo, ¿cómo las preparáis? Es solo por curiosidad, porque me da que donde esté un buen xargo XD

Un saludo y a seguir con estos reportajes.

Ramón Montenegro dijo...

Javiavi: Como Gorka no sale de la mar y yo estoy convaleciente, me permito la libertad de contestarte. Nosotros por esta zona, no comemos las sabogas. Es un pescado que a pesar de desventrarle nada más pescarlo, tiene un mal sabor posiblemente debido a que es herbívoro. Hay gente a la que su consumo produce trastornos intestinales e incluso insomnio. Yo he probado alguna vez ejemplares de pequeño porte que quizás por ello estén aceptables, pero los grandes ni flipando los quiero. Tienes razón, donde esté un buen sargo...y a poder ser breado. Salu2.

Fermín dijo...

Acabo de llagar de viaje,a tocado salir unos días tierra adentro y sin PC.
La verdad es que la jornada no fue lo fructífera que hubiésemos deseado pero la compañía de estos 2 "monstruos"y no por lo feos,que no lo son,siempre es lo mejor de las salidas y si además aprende uno algún truquillo...Esas Salpas tiran como diablos y son incansables,con una de ellas al otro lado del hilo la diversión está garantizada..

Javiavi,un día te confundí con otro Javi,asiduo al blog y muy cercano a Gorka.
Algo de señuelos sí que sé pero tampoco tú te quedas atrás..ahora solo me faltan lubinas donde usarlos.

Ramontxu,ya me comentaron que andabas algo perjudicao.Haz que te cuiden bien que ya se te echa en falta..
S2

Ramón Montenegro dijo...

Gracias Fermín. Un saludo.

Carlos Prieto dijo...

Hablando tú de monstruos...cuando con otros el photoshop pide sopitas...

Cuidado la compaña con ese señor tan alto, que le está cogiendo gusto al corcheo.

A seguir disfrutando todos del mar, vosotros que podéis, y a recuperarse los potrosos

saludos. Carlos

Jorge dijo...

Buenas compañeros,
veo que cada vez ilustráis mejor las entradas, con todos estos consejos dentro de poco vamos a arrasar, jejeje.
Vaya marsopones, la primera vez que los ví fue por el sur y los ribereños las llamaban "cagonas", ¿será porque si te las comes, ejem, ejem? jejeje.
Bonitas entradas.
Un Saludo.

Sito dijo...

buena entrada Gorka. Yo tengo que confesar que ya firmaria 2 ó 3 sobogonas de esa cada vez que voy de pesca , porque es una gozada la pelea que dan las jodidas. Ademas siempre hay algun "buen colega" al que regalarselas jejeje.
Un saludo.

igor dijo...

Que pasa compañeros, si ya digo yo que no hay pocos peces porque se han ido sino porque los pocos que asoman la aleta entre vosotros y el compi no les dais tregua je,je,je.Me alegro que lo pasarais bien y en compañía mejor.
ONDO PASA COMPIS.

Gorka García Laza dijo...

Hola de nuevo a todos. Me váis a perdonar q no haya atendido vuestros comentarios, pero he intentado estar alejado un poco del ordenador.
Gracias javiavi. Estoy a la espera de poder ver a ese señor tan alto con la caña de spinning lidiando con alguna loba. Y de paso, aprender algo.
Fermín, q éste se lame sólo. Es burro viejo ya se sabe.
Aupa Carlos! Contigo tengo una cuenta pendiente, y es q coincidir para conocernos. Al señor alto le gusto el encarne y macizado con quisquilla, porque como dijo: "Por lo menos pican" Muchas gracias y descuida q seguiremos disfrutando porque no vamos a otra cosa.

Gorka García Laza dijo...

-Aupa Jorge! Lo de la entrada tiene como fuente de referencia el libro de Ramontxu q es como la enciclopedia a la que recurrir en estos casos. Todavia no lo tienes? La verdad es q no se si queda alguno.
Con relaciòn a las marsopas, si si, muy buena pelea y tal pero me tiran para atrás un rato. Huelen fatal, con lo q de comer y ver los resultados como q no.
-Ja ja! Sito, tú siempre tan generoso y desinteresado. Pues lo q pasa es q hay q ponerles pita gorda porque si no te la hacen trizas.
-Aupa Igortxu! Cómo vas lagun? Ya sabes cómo las gastamos, algo de corcheo, almuerzo y risas. Si no fuera por estos ratos y cuatro más q pasamos en el water...
Un abrazo chicos