viernes, 30 de enero de 2009

VIERNES 30-1-2.009. RUBEN AL ATAQUE

El pasado viernes, nuestro buen amigo Rubén Elortegi, hizo una escapada mañanera a la costa de Muskiz por la zona de Kobaron que tan bien domina. LLevó un botecillo de sardina picada que pagó a más de 3 €/K, y como carnada gamba y muergo y... al ataque.

Tras dos horas escasas pescando, ahí queda esta hermosa pescata. Como pone la Caña Veret Arcadia el condenado y es que le gusta esta vara casi tanto como a mí y puede ser verdad porque hace tiempo que la emplea y a plena satisfacción. Pronto redactaré un artículo sobre esta vara de lujo.

En esta otra foto, posando ya en casa con la cesta y la Veret, aunque yo creo que los mocasines no los llevó a pescar.

Le sobró un kilo de macizo. Empleó anzuelos revirados a la derecha del nº2/0. El calado de pesca fue de 1,40 m aproximadamente, lo que indica que anduvo con el aparejo entre pasillos que se forman entre las rocas. Ya se por donde anduviste ¡gorrión!, que lo hemos hablado algunas veces. Y nada más, que ojo con Rubén que viene pegando fuerte y asimila mucho que para eso da clases y que eso, ¡enhorabuena lagun!

miércoles, 28 de enero de 2009

¡AHIVALAHOSTIA! XIRIMIRI

Pues eso. Nada. Que la cosa ya llevaba unos días tontorrona y la noche del lunes 26 al martes 27 empezó un xirimiri de los de Bilbao y al final acabó cayendo una tripada de agua casi más que los potes cuando salimos a alternar. Como dato, en Muskiz mi tio Jose recogió, en 24 horas desde la mañana del lunes en el pluviometro a salvo de las avestruces, los nada despreciables 90 litros por metro cuadrado. Esta vez no había alerta máxima de los servicios meteorológicos.

De camino al curro, no pintaba bien. Le puse al coche el vadeador y lo que habitualmente son 25 ó 30 minutos se convirtió en 1 hora y 50. Llegué tarde claro. Lo azul es un camión del carril contrario de la famosa A8. Se puede ver asimismo un trozo de retrovisor y la separación como de 1,5 metros con el pretil de hormigón de la mediana, ocupada por un río de agua.

Ni que decir tiene, que las imágenes son con el móvil, Nokia claro, pues la cámara con olor a sardinilla estaba en casa. Ésta viene a ser sobre las 10:00 am en el tramo de la ría de Bilbao a la altura de la estación de Atxuri. Todavía faltaban muchos metros cúbicos por aportase al cauce.

Sobre las 15:00 pm éste era el aspecto que presentaba la ría a su paso por el puente de San Antón. En este punto la distancia entre orillas es de 50 metros. Mirando hacia Atxuri.

Las hiladas de piedra del muro de contención son de unos 50 cm de alto. Con un nivel normal hay unas 15 hiladas hasta la superficie del agua.

Para que os hagáis una idea, esta imagen es de los días posteriores con un novel más o menos normal.

Fácil para coger la angulas. No hacia falta un cedazo con mango muy largo ni estirar mucho el brazo.

Las turbulencias al chocar con el pilar central del puente provocaban peligrosas olas.

Curso abajo, hacia el Cantábrico.

El mercado de la Rivera fue uno de los primeros afectados dada su ubicación.

La iglesia de San Antón. En las escaleras de acceso al cauce ya se desbordaba el agua por causa de las olas.

En resumen un verdadero desastre con numerosas pérdidas económicas en Bilbao y en muchos municipios vizcaínos. Caos en toda la ciudad, inundaciones, balsas de agua, desprendimientos, carreteras cortadas... y la madre del cordero. Se pusieron en marcha todos los planes de emergencia y fueron desalojados comercios, colegios y locales en el área de afección ante el posible desastre. Gracias a que sobre las 12:00 de la mañana dejó de llover. La pleamar prevista para las 17:22 pm de 3,97 metros no pudo con el caudal a esta altura de curso, por lo que no hubo que lamentar males mayores. A todos nos vino a la memoria el recuerdo de las catastróficas inundaciones de agosto de 1983, en plena Aste Nagusia, de las que recientemente se ha celebrado el 25 aniversario.

domingo, 25 de enero de 2009

SABADO 24-1-2009. CON VISTAS AL FUTURO

El sábado día 24, quedamos Miguel, Gorka y el menda, en el barrio de San Esteban del municipio de Galdames, en el caserío de la madre de Miguel, un beso Eladia y gracias por los estupendos chorizos que desayunamos y el trinki que soplamos. Dado el temporal, bueno, ciclón más bien que hizo, nos dedicamos a picar sardinas para futuras jornadas de pesca. Habría unos 70 u 80 k que estaban congeladas en tacos, como podéis ver parte de ellas en la foto inferior. Algunos tacos, los habíamos sacado el día anterior del congelador y se picaban bien, pero los que sacamos ese mismo día del arcón, ofrecían más resistencia, a pesar de haberlos mangueado a tope, pero es que la temperatura tampoco acompañaba para hacer la tarea menos laboriosa.
Una vez preparado el banco y la picadora manual, manos a la obra. La picadora que usamos es una manual de esas de picar la carne para hacer los chorizos, puesto que con el temporal, el barrio estaba sin suministro eléctrico, por lo que la tarea fue a base de hacer un poco de brazo. Las sardinas que habíamos sacado el mismo día, ofrecían dura resistencia a ser picadas, por lo que había que introducirlas de una en una o de dos en dos como mucho, tal y como se aprecia en la foto inferior, en la que se ve a Gorka introduciéndolas y a Miguel dándole al manubrio. ¡Qué bien se está de fotógrafo, je, je, je!

Para recoger lo que se iba picando, pusimos una bandeja como la que se ve en la foto siguiente ya a punto de rebosar.

Y cuando se llena la bandeja, pues a llenar los recipientes como se observa en la foto siguiente.

A medida que se iban llenando los recipientes, los sacábamos a la calle con el fin de manguearlos y dejarlos bien limpios para su posterior secado e irlos meténdolos en el congelador nuevamente. En la foto siguiente, se puede ver a Gorka con la minga, digo la manga en la mano, limpiando los calderos.

Estuvimos unas dos horas para picar todas las sardinas, pero sin prisas y dándole al fumeque Miguel y yo, trás lo cual procedimos a la limpieza de la picadora, empezando primero por las piezas, como se ve en la siguiente foto.

Seguidamente limpiamos el cuerpo o armazón propiamente dicho de la picadora, como podéis ver a continuación. ¡Gorka, que bien se te dan tus labores!

También limpiamos el suelo del interior del taller particular que Miguel tiene en un edificio próximo al caserío y la explanada exterior. Al finalizar, Miguel posó con las dos picadoras que tenemos, la manual y la eléctrica, tal y como le podéis ver sonriente en la foto inferior.

En esta otra foto, os ofrecemos una imagen de la picadora eléctrica. Es de 1,5 HP y da 60 r.p.m. Una maravilla, pero la falta de suministro eléctrico, nos impidió ponerla en funcionamiento.

En esta otra foto, podéis ver a las dos picadoras y su diferencia de tamaño, debida principalmente al motor.

El tamiz o rejilla que empleamos esta vez, tiene los pasos de 12 mm, aunque a veces usamos pasos de 16 mm. Si empleando estos últimos, vemos que quedan trozos grandes, lo machacamos un poco con una estaquilla de madera de las que se usan para topografía y que son cuadradillos de 3x3 cm. En la sexta fotografía empezando por arriba, en la que se ven las piezas, podéis ver la pieza redonda con los pasos de 12 mm.

Una vez acabada la faena, nos fuimos a San Pedro de Galdames y después a La Aceña, pero estaba todo cerrado, por lo que volvimos a San Esteban a casa de Eladia e insisto en lo buenos que estaban los chorizos. Después al bar de Antonio Ferraz (ex-campeón de ciclismo profesional que con 80 años goza de una salud y vitalidad magníficas) que está allí mismo, a tomar unos potes y cada mochuelo a su olivo.

Se me olvidaba decir que los calderos que usamos para meter el macizo, son casi todos procedentes de amigos de bares y pastelerías que vienen con mahonesa, mantequilla, etc. y en los que pone una capacidad de 4 y 5 k. Para pasar 2 o 3 h de pesca, son suficiente.

Para finalizar, decir que yo meto dentro del caldero, una cuchara sopera y así no se me olvida nunca y con la que me arreglo muy bien para macizar las puestas. Hay gente que utiliza otros útiles como cazos, pero eso es una cuestión de gustos. Lo que si os recomiendo, es no utilizar cucharas o similares que sean de madera, pues a dicho material se adhiere mucho la sardina y dificulta la precisión cuando se vierte a la puesta. Es mejor que el útil sea metálico al tener menos adherencia. Y nada más, tranquilidad y hasta el próximo finde en que los sargos estarán más gordos después de este infernal fin de semana. Saludos.

lunes, 19 de enero de 2009

IN CRESCENDO

El título de "In crescendo", como sabréis, quiere decir en progresión creciente, es decir, que la mar iba a más de un día para otro. En efecto, si el sábado día 17 estaba fuerte, el domingo lo estaba mucho más, como podréis comprobar en las fotos siguientes.

El sábado día 17, salimos de Muskiz a las 6,30 h el trío "Los Panchos" y nos fuimos a la entrada del Superpuerto en La Arena (Zierbena), justo donde está la caseta de control de acceso al mismo. Esta zona situada justo encima de la costa, es un buen lugar para controlar el estado de la mar y tomar la decisión de donde irnos a pescar. Esta vez, nos dirigimos hasta el faro de Santa Catalina en Lekeitio, otro de los puntos donde solemos reconocer la mar. Había mucho golpe de mar de fondo del noroeste con belladas bastante duraderas, tal y como podéis ver en la siguiente foto de la zona situada un poco más al oeste del rompeolas de Lekeitio. O sea que de pescar en costas abiertas, cero patatero.

En esta otra se puede ver otra zona próxima a la anterior que es donde mejor estaba para pescar de todas las puestas de la zona, pero que es difícilmente accesible.

En otra puesta no muy lejana a las anteriores, podéis ver al propietario del coto de "Cabo Cañaveral", en la foto siguiente.

Estaba difícil la elección y sólo había dos puestas decentes por la zona, pero para las dos hacía falta la cuerda y sólo teníamos una, por lo que decidimos que bajaran a una de ellas Gorka y Miguel, mientras yo hacía de inspector, fotógrafo y paseante. Bajaron ya de día a la puesta, tal y como se aprecia en la foto que sigue a continuación.

Esta es una zona situada a la izquierda de la puesta elegida, en la que se pesca con mucha dificultad con la marea arriba ya que hay que pescar en largo y a duras penas se puede mantener el aparejo en la zona por la forma en que trabaja el oleaje de costado; en definitiva, que es un continuo lanzar, sacar y volver a lanzar.

Con este tipo de mares, muchas veces, es mejor elegir puestas en las que la mar tire más a bella que a fuerte, ya que con bajos finos se pueden hacer capturas interesantes.

Nada más echar la boya a la agua, Gorka ya tenía un sargo, como podéis ver.

Y claro está, hay que desanzuelarlo... y éste había tragado.

En esta otra vemos a Miguel con otro sargo suspendido.

No picaban muy seguido a pesar de haber trabajado bien la puesta a base de macizar y pescar a intervalos, es decir, pescando un rato y estando otro rato con los aparejos fuera del agua. No obstante, tal y como estaba la mar, pienso que pescaron bastante bien, tal y como se aprecia en la foto siguiente a Gorka en posición de cuclillas "cagandando", ¿verdad Miguel?

Llevamos el clásico macizo de sardina y para encarnar cangrejillo congelado, gamba y tira de jibión. El calado de pesca fue entre los 2 y 4 m, empleando bajos del 0,225 y del 0,205 de Fendreel, un plomillo de 5 mm de diámetro en el bajo, tres plomillos esféricos de 8 mm de diámetro en la línea y anzuelos negros del 1/0 revirados a la derecha.

Y para acabar esta jornada, os pongo un video de la zona en el que se aprecia como la zona en que estaban pescando mis compis, estaba la mar con poco movimiento.

video

Y vamos ya con la jornada del domigo día 18. Fuimos Gorka y yo, dado que Miguel no podía y como podéis ver en las dos fotos siguientes que están tomadas desde la misma zona que las dos primeras del sábado, la mar había subido bastante. Deduciréis que volvimos otra vez hasta Lekeitio, pero antes habíamos pasado por la zona de Mundaka, vía Sollube-Bermeo y al no estar la zona para pescar, nos dirigimos hacia Gernika y carretera y manta hasta la localidad lekeitiarra. Con un poco más de entrenamiento, igual nos vamos el año próximo a la Paris-Dakar.


Llegamos ya amaneciendo a Lekeitio y lo primero que hicimos fue ir a ver una puesta que aguanta bastante mar, pero estaba ocupada por dos pescadores, tal y como se aprecia en la foto siguiente.

No había más opciones por la zona y tras darle muchas vueltas al coco, fuimos a última hora hasta el interior del puerto de Lekeitio. Las siguientes 4 fotografías son lo suficientemente expresivas, como para saber el estado de la mar.




En las otras 4 siguientes, se me ve intentándolo. También se aprecia, además de la evolución de la ola dentro del puerto, que no estaba tan malo para pescar, pero a nuestro juicio, la marea era pequeña, es decir, de bajo coeficiente para la puesta. En esta primera de reojo vigilando por si había que tomar distancia para evitar el remojón.




Pescamos 4 sargos guapos, pero se nos fueron otros 4 desanzuelados a flor de agua. Parece mentira lo mal que agarraban y como estaba la mar. Como sigamos así, nos van a bajar a primera regional. Macizo de sardina, bajos del 0,225, anzuelo revirado a la derecha del 1/0, un plomillo en el bajo de 6 mm de diámetro y un calado de pesca entre 2 y 4 m. Para encarnar, cangrejillo congelado y gamba, picando todas a esta última carnada.

La imagen del resultado en el fogón de la cocina de Ramontxu, quien no quiso perder ni un segundo recogiendo bártulos en la zona de pesca, para que le diese tiempo a volver raudo a casa, cambiarse y tomar los potes de rigor. ¡Laster arte!

domingo, 18 de enero de 2009

AGUR MAXI

AYER SÁBADO 17 DE ENERO DE 2.009, FALLECIÓ EN EL HOSPITAL DE CRUCES, NUESTRO COMPAÑERO MAXI "GOMOLAS", PESCADOR QUE FUE ARROJADO AL MAR POR UNA OLA EN LA RIA DE GERNICA EN LAIDA. DESDE ESTE BLOG, EN NOMBRE DEL CLUB DE PESCA "ARRAINTXORI" DE MUSKIZ Y EN EL NUESTRO PROPIO, QUEREMOS MANIFESTAR NUESTRO MÁS SENTIDO PÉSAME A SU FAMILIA Y AMIGOS. ¡HASTA SIEMPRE MAXI!

lunes, 12 de enero de 2009

10 Y 11 DE ENERO. MAL FINDE. SAN JULIANEKO.

El sábado quedamos a las 6,30 h en Muskiz. Nos fuimos para Cantabria al lugar de costumbre a ver el estado de la mar. Tenía golpes y belladas. Se podía pescar en los frentes pero con precaución. Optamos por una zona submareal ya que la pleamar había sido a las 3,20 h y de 14,1 pies, por lo que a la hora que se bajó a la puesta (serían las 7,30 h), ya se podía pescar. Clavamos el hincón con la ayuda de la maceta, amarramos la cuerda de alpinismo y Gorka y Miguel para abajo.

La bajada estaba francamente mal, muy resbaladiza y encima con la helada que había, las culeras de los pantalones era el único método para descender con el mínimo de riesgo. Yo me quedé arriba mirando la zona y no había muchas opciones para pescar, excepto en la puesta de abajo en la que se les ve a mis dos compañeros pescando, ya que tanto a su derecha, como a su izquierda, los golpes subían a las puestas, por lo que me dediqué a verlos pescar un rato, pegarme una dormida en el coche y luego más tarde, a darme un paseo por la costa. Vamos, que no estrené la flamante Veret Arcadia.

Mis compis estuvieron pescando hasta las 10:00 h más o menos y algo de pescado ya cogieron, aunque tal y como estaba la zona, pensé que pescarían más, pero no estuvo tan mal la cosa.

En la foto superior le vemos a Miguel con el saquillo y en la inferior la pesca extendida en el asfalto, en las proximidades del coche. Para que os hagáis una idea, la más grande del grupo, la de los labios con botox, tenía 1,300 k. ¡Menudos guarretes que somos al mostrar los sargos de esta guisa!

El domingo día 11 quedamos en Muskiz a las 6 h los tres y esta vez acompañados de nuestro amigo Rubén Elortegui quien me llamó por teléfono para acompañarnos. Nos dirigimos en dos coches a Kobaron, con el fin de distribuirnos por puestas diferentes.

La mar estaba parecida al sábado, pero con menos golpe y belladas más largas. Cuando la vimos, todavía venían los golpes relativamente próximos y pensamos que aunque las condiciones no eran las más favorables, algun sargo se podía coger, así que Rubén y yo nos quedamos por la zona, mientras que Gorka y Miguel se fueron hacia Cantabria. Estuvimos un rato en el coche y hacia las 7,15 h, iniciamos el descenso con precaución por la helada que había.

Macizamos y aparejo al agua. En un ratillo cogimos media docena, pues había un mínimo de golpe, tal y como se desprende al ver las dos fotografías siguientes.


La zona no tiene excesivo calado a bajamar, por lo que esperábamos que a medida que iba bajando el agua, subiría la rompiente, pero fue justo todo lo contario y una prueba de ello, es la siguiente fotografía en la que se ve como la mar se quedó como un balde.

Ante la ausencia de peces, decidimos recoger los bártulos hacia las 10 h, tal y como se puede observar en la siguiente foto a Rubén apañando todo el material.

Las dos siguientes fotos corresponden a la minipesca que hicimos. Gorka y Miguel tampoco anduvieron finos y pescaron poco también. No sacaron ni fotos de las capturas, lo que indica el desencanto que tuvieron y es que siempre, no se pesca. He de decir, que tampoco anduvimos muy finos a la hora de elegir las puestas.


Las más gordas las cogió Rubén y encarnando con muergo (navaja). El resto de carnadas fueron gamba, cangrejillo congelado y tira de jibión... pero ni aunque les pusieses jamón. El macizo fue de sardina fresca. Bajos del 0,25, 0,225, 0,205 y 0,185 mm. Un plomillo de 4 mm de diámetro en el bajo y calado de pesca entre 1 y 3,0 m.


Os dejo con Gorka, que dadas las circunstancias se dedicó a retratar...

No mucho más que añadir, compañero. En nuestro caso tras elegir la puesta bajamos nada más llegar. Hacía mucho que ninguno de los dos andaba por allí, así que fuimos con más precaución si cabe, ya que no recordábamos muy bien la bajada. Ya veníamos desencantados, pero había que intentarlo.

Ciertamente, después de un rato y tras ver de primera como trabajaba la mar en el pesquero a medida que retrocedía el agua, supimos que la pesca estaba hecha. Mientras amanecía cogimos los pocos ejemplares del día.

La evolución de la mar ya la ha descrito Ramontxu a la perfección. Y en nuestro roquedo se traducía en la mar plato y sin color de la imagen superior y en los fuertes golpes de fondo, que te hacían retroceder, de la foto inferior.

Los mejores txokos pronto quedaron sin agua y sin opciones de calar.

Como comenta Ramontxu, nuestra pesca fue bien pobre, con 4 sargos de no mucho porte. Después algunas peques que fueron al agua. Así que sin nada más que fotografiar me dediqué a retratar la flora y fauna que queda a la luz con estas bajamares tan grandes (el que sostiene el saco más arriba no cuenta).

Unas lapas en la piedra caliza sobre liquen negro.

Oquedades y cavidades en la roca caliza, lugar de resguardo de erizos.

Escaramujo. Qué bien se pisa aquí en contraposición con franja inmediatamente superior...

Pienso, que estos fósiles serán de antiguos corales, con lo que el nivel del agua, incluso en los mayores reflujos estaría considerablemente más alto. Si alguien está más ducho en el tema agradecería que nos arrojara algo de luz.

Arriba, algas pardas, escaramujo y unas lapas. Y debajo las algas moradas se tornan blanquecinas, justo pegando al agua.

El resumen de la jornada puede ser el siguiente: 1º.- Que Rubén anda muy fino pescando y ojo con él. 2º.- Que la Veret Arcadia no tuve ocasión de probarla con grandes sargos, pero los que cogí, los ponía a flor de agua ella sóla. 3º.- Que nada más comprarla, la corté un trozo de unos 20 cm el tramo de la punta y que su largo andará con los 7,05 m y que espero comentarios sobre la conveniencia o no de cortar dicho tramo.

Ramontxu, me gustaría recalcar otra cosa más. Lo realmente peligroso de las bajadas en esta época es que por norma general, llegas a la roca tras pasar un tramo de campa húmeda y con abundante barro. Con lo que al poner el primer pie en el material pétreo tienes la suela mojada y las estrias colmadas de barro, sin sitio alguno para secar ni limpiar. En este sentido también me gustaría transladar la duda de qué tal van con el barro las botas con suela de fieltro y tornillos de acero o tungsteno. ¡Hasta la próxima!