lunes, 4 de marzo de 2013

BOYAS CON CORCHOS DE CHAMPÁN

Vamos a explicar como hacemos las boyas de pesca a partir de los corchos de champán, sin otra pretensión más que la de aportar una versión más por si a alguien le interesa.

Una vez que tenemos unos cuantos corchos de champán descorchados y que nos los ha guardado algún amigo de un bar o restaurante, cogemos un número par de ellos y los metemos en agua hirviendo hasta que cojan una forma cilíndrica. Una vez hinchados, los guardamos hasta que se sequen. Otra alternativa es meterlos de pie en el microondas durante unos dos minutos aproximadamente.

Una vez secos los corchos, vamos a describir como se hace una boya, partiendo de la base de que la boya acabada será una de las que más empleamos y que son de una altura que oscila entre 74 y 80 mm y 29-30 mm de diámetro en su parte más ancha. Para su elaboración necesitaremos dos corchos de champán hinchados como los de la imagen siguiente.


Hacemos la perforación de uno de los corchos y para ello deberemos disponer de un tramo de tarima con unas puntas de encofrar de 19x70 clavadas a la misma y de una candileja.


Marcamos el centro de la base circular de los dos corchos, calentamos una punta (o dos) con la candileja hasta ponerla al rojo vivo y presionamos un corcho por la punta hasta atravesarlo por completo y luego repetimos la operación con el otro corcho.

Luego dejamos las dos caras o bases de forma perpendicular al eje longitudinal de cada corcho y bien planas para que se adosen perfectamente, le damos Loctite a ambas, dejamos pasar unos segundos y unimos y presionamos las dos bases

Y el aspecto acabado será el que se ve a continuación.

Esta operación también se puede realizar con los dos corchos pegados previamente cogiendo una varilla de un diámetro aproximado al de la barra o gusano de luz (4,5 mm), la calentamos con la candileja y atravesamos por el eje longitudinal los dos corchos pegados. También se puede hacer con taladro y broca. A veces, puede ser necesario pasar una lima redonda por el interior de la perforación.

Una vez que tenemos los dos corchos pegados y perforados, introducimos por su perforación una varilla o algo que entre prieto o ajustado (puede ser un electrodo) con objeto de poder manipularlo con cierta seguridad en una piedra esmeril en la que iremos rebajando y dando la forma deseada (más alta o menos), siendo conveniente bajar las revoluciones a medida que el desbaste avanza hacia la forma definitiva deseada, lo cual se hace desconectando la esmeril y volviéndola a conectar, efectuando este proceso las veces necesarias hasta tener el acabado deseado. Finalizamos el proceso mediante un lijado para dejar un buen acabado.
También se puede dar la forma de la boya con un cuter o una navaja bien afilada si no tenemos la esmeril.





Nos queda la labor de pintado y para ello volveremos a utilizar el trozo de tarima con las puntas e insertaremos las boyas como se indica en la figura siguiente y dándoles una mano de fondo de pintura plástica de color blanco a todas ellas incluyendo las bases.


Cuando se sequen, las damos una o dos vueltas con cinta de carrocero a partir de su diámetro máximo hacia arriba y pintamos de color negro la parte inferior y la base como se indica en la figura siguiente.


Cuando sequen, ponemos cinta de carrocero pero de la línea de diámetro máximo hacia abajo, debiendo invertir la postura de la boya en la punta de encofrar y a continuación pintamos de rojo o color Naranja Cytrus de la marca Mongay como se ve en la siguiente figura. La zona estrecha ya ha sido pintada de negro en la fase anterior. 


Una vez secas, se le puede dar una mano de Loctite a las zonas que se indican en el gráfico siguiente (incluida la base) ya que son las zonas más propensas a descascarillarse por los golpes y a abrirse por el espiche de fijación de madera o plomo que normalmente se inserta por la base.


A continuación os mostramos un envase de pintura de la marca Mongay 72.200 que es diluíble en agua, mate, de efecto fluorescente y que podemos adquirir en envases de 50, 125 y 375 ml.



Si alguien no dispone de medios para hacerlos y desea adquirir este tipo de boyas, nuestro amigo Marce hace unas que solemos emplear nosotros y si alguien está interesado, que nos lo comunique por e-mail. Estas son sus características.





7 comentarios:

Txema dijo...

Aúpa Ramontxu,

como siempre, sobresaliente, dan ganas de ponerse ahora mismo a fabricar boyas jeje.

Hace tiempo que guardo algunos corchos de cava por que algo leí no recuerdo donde que se hacían con ellos pero tenia algunas dudas como por ejemplo como se unían, ....., con este articulo todo aclarado, muchas gracias.

Un saludo maestro.

Ramón Montenegro dijo...

Aúpa Txema, nosotros también usamos el 8-B de los de Marce pero con espiche de madera pues lastramos la línea. Bueno, pues ya sabes a hacer alguna boya.
Un saludo, artista.

Jose Ignacio Del Rio Garcia dijo...

Aupa Ramontxu,muy buen articulo la fabricacion de boyas a partir de los corchos de champan..Y las boyas de marce que te voy a contar jejeje no las cambio por nada la 8b una pasada...Venga un saludo,esta semana te llamare y hablamos un poquillo.Un saludo

Ramón Montenegro dijo...

Vale Nacho, un saludo compañero.

Ramón Montenegro dijo...

Vale Nacho, un saludo compañero.

karballo dijo...

Hola Ramontxu...yo me he pillado unas de Marce en pescatienda(8B)y estan muy guapas...para yo intentar hacer alguna,que tipo de pintura es la negra?...y cuantas manos se le da?...un saludo y gracias de antenmano...el articulo, espectacualr, como todos!!

Ramón Montenegro dijo...

Hola karballo, unos lo pintan con pintura al agua y otros con pintura plástica y se suele hacer por inmersión que con una mano vale, pero 2 no están de más.
Un saludo, compañero.